Links

Noticias externas

Iglesia de Chile acompaña en el dolor al…

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago, junto al Secretario General, Mons. Cristián Contreras Villarroel, obispo de Melipilla, expresaron a la Conferencia Episcopal...

Read more

Terremoto: el Papa llama por teléfono al…

(RV).- El Obispo de Rieti, una de las regiones afectadas por el terremoto de este miércoles, quien se encontraba en peregrinación a Lourdes, tras haber tomado conocimiento del hecho se...

Read more

Renacer en el espíritu de nuestro fundador

El día 17 de diciembre se conmemoraron 200 años de la ordenación sacerdotal del P. Luis Querbes. Es un momento para volver la mirada sobre su figura e historia y preguntarnos cómo favorecer que nos siga inspirando y guiando nuestros pasos. 

                        Nuestro fundador, como testigo del evangelio, humildemente resaltó con su vida y obra, en la Iglesia y en la sociedad de su tiempo, un nuevo matiz en la manera de interpretar hasta entonces la enseñanza de Jesús.

                        El P. Querbes, como cada uno de nosotros, fue hijo de un momento político, social y eclesial.  Nació en un momento determinado de la historia, y fue cimentando su propia vida, con todas las influencias cercanas que recibe un ser humano: sus padres y familia, la educación recibida, el acompañamiento de diversos formadores, los amigos y la cultura de origen.    Estas influencias nos van configurando, pero no nos determinan, nos marcan, pero no anulan nuestra propia responsabilidad y libertad.  A partir de lo que cada uno ha permitido que se desarrolle como identidad personal y guiados por una recta conciencia cristiana, podemos aportar positivamente a la construcción de una mejor sociedad que incluya y promocione el crecimiento integral de los más postergados de la sociedad.

            Un fundador es un hombre que, tocado por la mano de Cristo (VC 40), vive una experiencia espiritual concreta que lo conduce a la misión de realizar una crítica profética en la Iglesia y en el mundo y, junto con ello, ser memoria profética para el Pueblo de Dios. Introduce en su tiempo nuevas formas de vivir aspectos esenciales de nuestra tradición cristiana, con un nuevo ardor y nuevos métodos.

            Por eso, aunque cada instituto ha surgido en unas concretas circunstancias de tiempo y de lugar, no es menos cierto que no queda acotado por ellas, sino que las trasciende para acudir, a través de los siglos, a otros lugares en los que exista la misma necesidad de responder a los desajustes entre el proyecto cristiano y la realidad humana que lo llevó a ser fundado.

             El P. Querbes, inspirado por el Espíritu, realizó una nueva lectura de su realidad, especialmente de las situaciones de no-salvación de la Iglesia y de la sociedad de su época, haciendo una opción preferencial por los niños y jóvenes más pobres. Se sintió llamado a proponer nuevos caminos que ayudaran a hacer más presente y cercano el reino de Dios. Él trato de recrear la experiencia de fe de sus hermanos, hacer nacer en ellos una nueva esperanza y anunciarles que para resucitar es necesario entregarse y colocarse al servicio de los que sufren.

            Como comunidad provincial necesitamos preguntarnos, en las actuales circunstancias que vivimos, cómo dar continuidad a la misión viatoriana y mantener la profunda adhesión de tantos laicos que trabajan en nuestras obras, al proyecto evangelizador viatoriano.

            Para ello se hace necesario la mirada constante a nuestro fundador y, a la vez, mantener una actitud de discernimiento para descubrir la manera de encarnar el carisma en nuestra sociedad. ¿Cómo se situaría y respondería Querbes a las necesidades de nuestro tiempo?   ¿Qué nos diría él hoy a nosotros viatores de Chile?

            Para profundizar en la figura y espiritualidad de nuestro padre fundador, revitalizar en nosotros su fuerza apostólica y misionera y responder como miembros de la Iglesia a las exigencias de los nuevos signos de los tiempos desde nuestro carisma, convoco a los viatores de la Provincia, colaboradores y agentes pastorales y a todos los que se sienten miembros de la familia viatoriana chilena a celebrar el AÑO QUERBESIANO: pasión por Cristo, pasión por la humanidad. Iniciaremos esta celebración el día 29 de enero de 2017, en la fiesta provincial y lo finalizaremos el día 16 de diciembre del presente año.

            Nos toca a nosotros viatores, herederos del carisma querbesiano y protagonistas de esta historia viatoriana, mantener vivo el impulso fundacional y actualizarlo fiel y creativamente en el momento que nos toca vivir. No podemos quedarnos anclados en un culto intimista ni repetir los modos de proceder del fundador, menos aún, pensar que existe una única forma de interpretar sus intuiciones, opciones y actitudes.

             Nosotros no tenemos sólo una historia gloriosa que recordar y contar; tenemos una historia que construir y que está abierta al futuro. Necesitamos desafiar propositivamente a nuestro tiempo como lo hizo Querbes, en fidelidad al evangelio y caminando junto a aquellos que la sociedad margina y olvida.

            Les invito a recibir con alegría esta convocatoria de celebración del año Querbesiano y a comprometerse a profundizar personalmente en la vida y obra de nuestro fundador. Será un tiempo de bendición para que podamos dar gracias al Señor por todos sus dones recibidos a través del carisma del P. Querbes y por el testimonio de tantos y tantas, que a lo largo de diversas generaciones, han anunciado a Jesucristo y su evangelio entre nosotros.

            Que este tiempo de Navidad, en donde contemplamos en la encarnación del Hijo de Dios, su abajamiento y despojo de su condición divina, nos permita, por obra del Espíritu, volver a nacer a una verdadera conversión que se inspira en la pasión del P. Querbes por Cristo y la humanidad.

Palabras anteriores