Links

Es por todos constatado las tremendas complejidades que ha traído esta pandemia, para todos en los ámbitos de la vida, personal, familiar, profesional, a las organizaciones, a los Estados, y también para los establecimientos educacionales. Lo que vino aparejado con el COVID-19 fue un proceso complejo sin parangón en la manera de hacer las cosas, de educar y de generar acciones en escenarios desconocidos.

 Para la mayoría de los docentes, fue enfrentarse a una manera de educar para la que no fuimos formados, lo que significó el tener que adaptarse rápidamente a hacer de otra manera las clases, y con dificultades para recibir la retroalimentación de los alumnos en lo que respecta a sus aprendizajes. Las limitaciones como la disponibilidad de internet y de equipos computacionales adecuados de parte de los alumnos y también de los docentes, han complicado aún más las cosas.

A pesar de ello, he visto el entusiasmo, la dedicación y vocación de todos los profesores y profesoras en buscar innovadoramente estrategias para acortar las brechas que significa un proceso educativo remoto escolar. Otro desafío importante a abordar fue el ayudar a nuestros estudiantes, a sus familias y a nuestros docentes y asistentes de la educación generando espacios de contención socioemocional, que genera el encierro, el no poder llevar la vida en forma normal, el no poder trabajar de manera habitual, el llevar este proceso de enseñanza y aprendizaje.

Otra complejidad a enfrentar es el sentido de comunidad, algo tan propio de los colegios viatorianos. Gracias a la disposición de las familias, de los estudiantes, de los profesores(as) y asistentes de la educación, se han ido generando actividades, maneras de contactarse, que con la disposición de las mayorías, nos permiten enfrentar este desafío de manera conjunta, con actividades de ayuda social, actividades pastorales, recreativas, de formación e información, por diferentes tipos de plataformas. Se percibe muy buena disposición de la mayoría.

Hemos tenido que ajustar nuestros procesos a esta nueva realidad, asumiendo que a nuestros alumnos y alumnas igualmente les ha costado mucho tener que reinventarse, organizarse en sus tiempos personales y en ser más autónomos.

Hemos ganado indudablemente en varias dimensiones, como por ejemplo,  en avanzar rotundamente en el uso de las Tics, en el poner como centro de nuestro proceso educativo integral el factor afectivo con  nuestros estudiantes y entre nosotros los adultos; en fortalecer el trabajo colaborativo de los docentes y asistentes de la educación; en instalar la innovación como acción permanente para enfrentar estos y los nuevos desafíos que vendrán; en fortalecer  una alianza más fuerte con las familias, valorándonos mutuamente lo importantes que somos para la mejor educación integral de cada uno de nuestros estudiantes. Creo que los padres y apoderados y nuestros alumnos, valorarán más y mejor el rol irremplazable de los y las docentes y la gama de actividades que les ofrece el centro.

En lo personal, esta pandemia nos ha permitido disponer tiempos para reflexionar, para mirarnos interiormente, para valorar lo pequeños y vulnerables que somos, valorar las cosas fundamentales de la vida, y acercarnos más al Señor de la Vida. Lo perdido y lo ganado en estos meses será parte importante del bagaje que tendrán nuestros centros para enfrentar el futuro. Con la ayuda de Dios y la Virgen, podremos seguir aprendiendo a trabajar de una mejor manera nuestro Proyecto Educativo Evangelizador Viatoriano en la educación integral cristiana de las nuevas generaciones al servicio de tiempos mejores para todos.

In memoriam del P. José Ignacio San Román.

In memoriam del P. José Ignacio San Romá…

El P. José Ignacio San Román ha fallecido en Ovalle, el 25 de julio de 2020, a los 68 años de edad, 49 de vida religiosa y 32 de sacerdocio.                 El P. José Ignacio nació en Basauri (Vizcaya) el 27 de septiembre de 1951. Sus padres fueron Dn. Miguel San Román y la Sra. Francisca Larrínaga. Era el segundo de tres hermanos. Estudió en el colegio San José de Basauri, dirigido por los viatores. De ahí pasó, en 1967, al juniorado de Valladolid. Ingresó al noviciado en 1970 y el 15 de agosto de 1971 pronunció sus primeros votos. Hizo su profesión perpetua en 1977 y recibió el orden sacerdotal en 1988. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Valladolid. Fue profesor en el juniora...

Leer más
Reflexión del Sr. Humberto Guzmán, rector del Colegio San Viator de Ovalle

Reflexión del Sr. Humberto Guzmán, rector del C…

Es por todos constatado las tremendas complejidades que ha traído esta pandemia, para todos en los...

Reflexión de la Srta. María Isabel Cabello, rectora del colegio San Viator de Macul.

Reflexión de la Srta. María Isabel Cabello, rec…

La situación que nos afecta tensionó la gestión escolar de un momento a otro, desafiándonos a camb...

Documento sobre integridad ministerial

Documento sobre integridad ministerial

El día 16 de julio, en la solemnidad de Nuestra Señora del Carmen, madre y patrona de Chile, se ha...

Encuentro de religiosos

Encuentro de religiosos

El día martes 28 de julio nos reunimos los religiosos para encontrarnos, dialogar y reflexionar so...

Encuentro de asociados.

Encuentro de asociados.

Los asociados de la provincia se han seguido reuniendo junto al superior provincial para celebrar ...

Criterios para la celebración de la Eucaristía y los sacramentos

Criterios para la celebración de la Eucaristía …

La comisión nacional de liturgia (CONALI) dependiente de la conferencia episcopal de Chile ha publ...